¿Sabemos cómo poner a prueba nuestras ideas e iterar?

No existe una fórmula de membresía sencilla y única para todos. A nuestro equipo de investigación le gustaría decir: “Cobra tal cantidad de dinero, contrata a tantas personas para gestionar tu membresía, asóciate con aquella clase de medios para hacer anualmente este número de historias y luego mira cómo llegan las oportunidades de colaboración de las audiencias y el dinero”.

Pero hay demasiadas variantes en los medios y en las comunidades a las que sirven como para ofrecer una sola ecuación. La membresía correcta lleva tiempo, experimentación e iteración. E  incluso la respuesta “correcta” cambiará con el tiempo. La capacidad organizacional para probar, aprender e iterar en ciclos repetidos resulta crucial para adoptar y desarrollar un programa de membresía y rutinas que involucran a los miembros.

La capacidad organizacional para probar e iterar puede crecer generando una “mentalidad de producto”, aprendiendo a recabar e interpretar investigaciones de audiencia y creando nuevas maneras de conectar con las audiencias. Hasta una pequeña jactancia en el comienzo (alguna experiencia organizacional con pruebas y aprendizajes que puedas considerar exitosa) colaborará tremendamente con tus esfuerzos iniciales para dar forma a tu membresía. Por eso decimos que la unidad básica de la práctica de membresía es el “intento”. Plantea una hipótesis fundamentada sobre qué funcionará con los miembros. Observa qué sucede. Revisa y corrige si es necesario, o abandona si no funciona. El truco es no invertir demasiado en ningún intento hasta que sepas que tienes algo potable. Si deseas más información sobre cómo construir esta aptitud, visita la sección “Adoptar una mentalidad de producto”.

 

Cómo hizo The Narwhal para adoptar una mentalidad de prueba y aprendizaje

The Narwhal ha desarrollado un ritmo para implementar pequeñas pruebas que le permiten optimizar cada etapa de su embudo de conversión.