¿Qué desafíos presenta la construcción de rutinas que involucran a los miembros?

Las rutinas que involucran a los miembros producen valor real al medio y a las audiencias, pero no agregan valor inherentemente a toda tarea periodística y no siempre son realistas.

Requieren mucho tiempo de tu equipo. Se trata de una forma de trabajo demandante. Debes tener en claro el objetivo al decidir dónde invertir tus esfuerzos para involucrar a los miembros y debes tener un plan para evaluar luego si ha merecido la pena, de modo que tengas una guía para futuras decisiones. En el texto What to ask yourself before you start a crowdsourcing project?” (qué preguntarte antes de comenzar un proyecto de convocatoria abierta o crowdsourcing), ProPublica comparte sus inquietudes internas de evaluación. KPCC de los Estados Unidos etiqueta en el sistema de publicación (CMS, en inglés) todas las historias que se originaron a partir de una pregunta de las audiencias y analiza cómo funcionan para calibrar cuáles traccionan más.

Pueden demandar más tiempo del que tus audiencias tienen o quieren dar. La participación de las audiencias es costosa en términos de tiempo y tal vez la oportunidad que planteas pide demasiado. Esto no implica que debas cancelar la iniciativa, pero quizá necesites reducirla, como hizo El Tímpano en los Estados Unidos cuando los participantes dijeron que les habían pedido demasiado compromiso. Y El Tímpano cambió.

Se necesitan habilidades para gestionar proyectos y apoyo de toda la organización. Esta forma de trabajo requiere colaboración multidisciplinaria dentro y fuera del medio. Muchos siguen estructurados para llevar una historia desde la concepción hasta la distribución, lo cual no es adecuado para este proceso. Un periodista comprometido puede incorporar fácilmente a su trabajo las rutinas que involucran a los miembros (lee la investigación de MPP sobre qué significa tener miembros involucrados en un tema de cobertura), pero llevarlas a toda la organización demanda inversiones en todos los niveles.

Requieren habilidades sociales para las cuales muchos periodistas no han sido capacitados. Las habilidades necesarias para cubrir noticias de última hora son muy diferentes de las que se necesitan para conducir un evento o comprender qué motiva a tu comunidad para participar. En su transición hacia la membresía, DoR de Rumania llevó expertos para entrenar a su personal como facilitadores, moderadores, mediadores y oyentes.

Los lectores pueden pedir demasiado. A veces se pasan de la raya. Malinterpretan dónde es aceptable su involucramiento. Comienzan a ver a tus reporteros como quienes resuelven sus problemas personales. Empiezan a esperar que toda la reportería confirme sus opiniones. Tu medio debe contar con normas y capacitaciones para manejar estas situaciones.

Involucrarse profundamente con las audiencias puede tener un costo emocional. Los líderes del medio deben vigilar cómo se desarrolla este asunto en el personal. KPCC en Los Ángeles recibió miles de preguntas de la población angelina durante el pico de la pandemia, muchas de ellas sobre temas ásperos como la muerte y la pérdida de trabajo. KPCC armó esquemas de trabajo espaciados para sus editores de audiencias para darles un respiro entre sus turnos tan emocionalmente intensos. 

Algunas oportunidades de participación pueden entrar en conflicto con pautas gremiales. Si trabajas en un medio sindicalizado, existen reglas claras respecto de qué pueden hacer los voluntarios. En términos generales, no puedes traer a alguien para hacer gratis lo que normalmente hace un integrante de tu personal. Antes de pedir la participación de las audiencias de alguna forma nueva, verifica con la representación gremial.

Las rutinas que involucran a los miembros requieren nuevos modos de monitorear a tu audiencia. Medios como De Correspondent, Maldita, Página/12, Krautreporter y Bristol Cable registran en qué se especializan sus miembros para consultarlos en cualquier momento. Cada uno ha desarrollado su propio sistema: Página/12 de la Argentina armó su base de datos montada en la plataforma de comentarios de código abierto de Coral, mientras que Bristol Cable del Reino Unido se ha dedicado a desarrollar un programa para dar respuesta a esta necesidad. Es importante tener un monitoreo para reconocer constantemente las colaboraciones de tus audiencias.

Las invitaciones a participar pueden colisionar con normas culturales o lo que se considera seguro. Como ya mencionamos, muchos de los consejos de MPP suelen basarse en la premisa de que resulta seguro transparentar en qué trabaja el medio y quiénes integran su personal, y que las audiencias quieren ser identificadas como miembros. Pero no siempre es así. Malaysiakini ha tenido que descubrir cómo equilibrar el deseo de involucramiento de sus lectores fieles con el miedo a ser identificados como miembros, por ejemplo. Han permitido comentarios anónimos para que la gente se sienta segura al publicar en la Kini Community, su comunidad online.

 

Por qué Malaysiakini decidió combinar membresías y suscripciones

Teniendo en cuenta los ataques del gobierno, Malaysiakini entiende que la palabra "miembros" puede poner nerviosa a la gente, pero sabe que

MPP explora en profundidad esto en el documento “Hacer un periodismo más involucrado con los miembros”. Está en inglésen español.