¿Qué porción de nuestra torta de ingresos puede aportar la membresía?

Ten presente esto: la membresía no es el santo remedio para la crisis de ingresos en el periodismo. Y también es una estrategia relativamente nueva. En el informe 2019 del Institute for Nonprofit News, que incluyó medios con y sin membresías, sólo unos 10 informaron que generaban el 10% o más de sus ingresos mediante aportes de los miembros.

Por otro lado, nuestro equipo de investigación ha visto varios ejemplos de astronómico éxito de membresías como principal vía de ingresos. Sólo algunos casos destacados:

  • El Diario informó que el 35% de sus ingresos provenía de su membresía antes de que el coronavirus se desatara en marzo de 2020 (y un 65% por publicidad). En mayo de 2020 el medio español reportó más ingresos por sus miembros que por publicidad, y proyecta que esto continuará.
  • El programa de membresía del VTDigger creció desde casi 10 000 dólares en 2010 (un año después de lanzado el medio) a casi 330 000 dólares de ingresos en 2017. El Institute for Nonprofit News publicó un estudio de caso sobre VTDigger.
  • En 2018, De Correspondent totalizó un 78% de sus ingresos mediante la membresía y en 2019 fue un 54%, pero en combinación con otras formas de ingresos vía lectores (como venta de libros y donaciones) llegó al 95% en 2018 y al 98% en 2019.

Cortesía del caso sobre VT Digger del Institute for Nonprofit News y el Centro Shorenstein, 2018.

En nuestra encuesta para definir metas y éxitos de la membresía, los investigadores solicitaron a 40 medios que dijeran qué porcentaje del total de ingresos representaba la membresía. Entre los 31 que respondieron, el porcentaje promedio del ejercicio 2019 fue 29% y la mediana, 19%. (La diferencia es atribuible a algunos casos excepcionales de la muestra). Tienes más sobre métodos de encuestas y otros resultados en la sección “Las métricas para la membresía”. 

MPP también consultó cómo se dividían los ingresos totales en ese período 2019. En el gráfico figuran algunas respuestas anonimizadas que escogió nuestro equipo de investigación, todas de medios fundamentalmente digitales. Tres de los ejemplos son de Norteamérica y dos son de Europa. (También tuvimos encuestados de Latinoamérica, África y Asia, pero como fueron pocos preferimos no divulgar sus datos por respeto al anonimato: algunos detalles de sus financiamientos los hacían fácilmente identificables). 

Diseñado por Jessica Phan